Consejos para el cuidado de las joyas:

- Cuando no uses las joyas, debes guardarlas en un lugar seco y seguro.

- No guardes tus joyas en el cuarto de baño ni en zonas húmedas para evitar que la humedad pueda dañar el baño de la plata de ley.

-        Los joyeros son un lugar ideal para guardar las joyas, pero debes tener en cuenta que no protege las piezas de plata de la oxidación.

-        Evita el contacto directo con agua y productos químicos: jabón, perfume, productos abrasivos.

- No uses joyas en la piscina, jacuzzi, sauna / baño de vapor, cuando estés realizando alguna actividad física, al bañarte o ducharte.

- El cloro, detergentes, aceites, humectantes y perfumes pueden causar manchas y daños en las joyas.

- Aconsejamos no utilizar las joyas cuando se estén haciendo tareas domésticas.

- Evita el impacto con superficies duras tanto como sea posible.

- El maquillaje, el perfume y la laca del pelo contienen productos químicos, que pueden influir en la durabilidad del baño de oro de la joyería.

- Limpia suavemente la joyería con un paño suave después de cada uso para quitar el maquillaje y los aceites (de la piel).

- Enrolla las cadenas suavemente para evitar daños en el almacenamiento.

- No tires de las cadenas.

Recuerda:

Debes tratar tus joyas como cualquier otro elemento de tu armario.

El chapado de oro no dura eternamente y necesita de una nueva capa de oro cuando sea necesario, y se aconseja comprobar los cierres.

ADVERTENCIA: By Lia Jewels no garantiza que su joyería chapada en oro dure para siempre. Las piezas chapadas en oro son por defecto, más frágiles y pueden perder el color del oro en el tiempo. La velocidad a la que el chapado de oro se desvanece dependerá de múltiples variables: de los productos químicos utilizados para el cuidado de la piel, el nivel de transpiración o incluso su ph natural de la piel. Por esta razón, es particularmente importante tener un especial cuidado de tus joyas chapada en oro.